Como ya hemos venido diciendo en post anteriores, el blockchain es un sistema de software en el que los datos se almacenan en bloques conectados que no pueden alterarse sin romper toda la cadena transaccional de una red. Ésta contiene la historia completa de todas las operaciones que se han efectuado con una marca temporal, por lo que la información se actualiza constantemente, creando un registro transparente que asegura la confianza y seguridad entre los participantes.

La implementación de sistemas blockchain en sectores público, consorcios, semiprivado y privado, proporcionaría flexibilidad, así como la posibilidad de crear contratos y favorecer el flujo de información legal, administrativa y médica protegida.

Además, generaría un ecosistema digital que podrá ayudar a todos los involucrados en instituciones y dependencias a tomar mejores decisiones que faciliten el trabajo de los profesionales de la salud y ofrezcan una mejor experiencia, atención y calidad de vida de sus pacientes.

Por ahora el blockchain se relaciona con las criptomonedas, pero representa un buen panorama para la banca y los negocios, las organizaciones de otras industrias, como el sector salud, pues mejora los procesos, en transparencia y seguridad al paciente, confiabilidad, accesibilidad, costo y tiempo.